“La vigilia de las ballenas” es una idea creativa

 La cuarta edición de las 72 horas ininterrumpidas de transmisión televisiva se realiza desde ayer y hasta mañana.

 

Cuando en los primeros meses de 2006 comenzaron los preparativos para llevar a cabo la primera experiencia, los promotores de la iniciativa –con más inseguridades y audacias que certezas y conocimientos – posiblemente no imaginaron, en plenitud, los alcances de una idea que, con el correr de los años, se convertiría en una inesperada y fructífera ventana promocional en el resto del mundo de uno de los principales recursos turísticos del Chubut.
Al margen de su innovación y creatividad, la propuesta implicaba riesgos y dificultades que podían hacer naufragar el intento novedoso y desafiante de proyectar a nivel planetario a uno de los más impactantes símbolos de la fauna provincial, consolidando y acrecentando el interés que despierta en miles de turistas que eligen a Chubut provenientes de los más disímiles países de la tierra.
La primera vigilia televisiva de la llegada de las ballenas francas a Península Valdés dio aquel año, sin embargo, su primer paso y, tras superar el desafío inicial, comenzó un recorrido exitoso, que ha ido enriqueciéndose año a año y se ha transformado ya en una realización reconocida y esperada hacia fines de mayo, cuando los afamados cetáceos comienzan a refugiarse en las aguas chubutenses para cumplir su rito vital de aparearse y procrear nuevos ejemplares para incrementar la emblemática especie.
El éxito de esta realización televisiva ha sido reconocido en distintos ámbitos e incluso el secretario de Turismo de la Nación, Enrique Meyer dijo que “La vigilia de las ballenas es una idea creativa e innovadora que nos ayuda a repensar la forma de seguir promocionando nuestro país”.
Las alentadoras producciones iniciales se afianzaron en el 2008 con la tercera vigilia promocional. Siempre a fines de mayo se cumplió la iniciativa, enriquecida este año con dos significativos aportes.
Por un lado la conexión directa y simultánea de su comienzo con la Casa del Chubut en París, donde su titular, Agustín Pichot, fue anfitrión de un nutrido grupo de representantes del periodismo francés, operadores turísticos, autoridades diplomáticas y argentinos radicados en Europa.
A ello se sumó la actuación del cantante argentino Javier Calamaro mediante el uso de una cápsula especial que permitió así la realización del primer recital subacuático del mundo en Puerto Pirámides desde una burbuja de acrílico ubicada a siete metros de profundidad durante 40 minutos.
La tercera edición tuvo también la coincidencia del lanzamiento anual de la temporada anual de ballenas 2008 con la presencia del gobernador Mario Das Neves, el secretario de Turismo de la Nación, Enrique Meyer y el presidente de la Administración de Parques Nacional, Héctor Espina.
Los registros de seguidores por Internet siguieron creciendo hasta alcanzar el medio millón proveniente de 133 países, incluso los más alejados y exóticos, pertenecientes a los cinco continentes, desde donde se vertieron y plasmaron las sensaciones vividas al compartir el particular momento de la llegada de las ballenas a las costas chubutenses.

APORTE INNOVADOR
Península Valdés – declarada “Patrimonio Natural de la Humanidad” por las Naciones Unidas- está próxima a ser escenario nuevamente de otra experiencia similar.
Las expectativas de crecimiento en cuanto a sus alcances siguen intactas. Desde el Gobierno del Chubut no se duda y se apuesta a la continuidad de una idea que ha alcanzado un acompañamiento masivo, al igual que la organizada para aguardar el arribo de los pingüinos a los enclaves del litoral chubutense en los meses posteriores.
Ese apoyo mundial reconoce, en definitiva, el aporte innovador y creativo de un trabajo hecho por chubutenses para todo el mundo, con el compromiso y el esfuerzo que surgen del amor por su provincia y con la firme decisión de proteger y divulgar las riquezas faunísticas que la distinguen en el resto del mundo.

 http://www.elperiodicoaustral.com/

Esta entrada fue publicada en Creatividad, marketing e innovación. Guarda el enlace permanente.